Nos estamos ahogando en un mar de sal. La FDA dice que tenemos ayudarnos a nosotros mismos

(CNN) — Nunca agrego sal a mi comida en casa o en restaurantes. Tampoco le agrego sal a ninguna receta mientras cocino. Soy muy consciente del vínculo entre la sal, la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas, que es la principal causa de muerte de hombres y mujeres estadounidenses.

Sin embargo, sigo superando el límite diario recomendado de 2300 miligramos de sodio al comer fuera de casa o al agregar ingredientes procesados ​​o preparados a las comidas que hago.

Tomemos como ejemplo el aderezo para ensaladas.

“Encontré aderezos para ensaladas donde una sola porción (2 cucharadas) tenía más del 23% del valor diario de sodio”, dijo el Dr. Stephen Juraschek, profesor asistente de la Escuela de Medicina de Harvard que investiga el sodio y la hipertensión.

La dieta DASH y el ejercicio físico ayudan a manejar la hipertensión arterial no controlada, según un estudio

“La mayoría de mis pacientes no añaden sal a la mesa, pero no se dan cuenta de que los panecillos, las verduras enlatadas y las pechugas de pollo se encuentran entre los peores culpables en Estados Unidos”, dijo.

¿Pechugas de pollo? Sí, porque en el proceso de fabricación se agrega sal a las pechugas para dar volumen y que se vean más grandes y apetitosas. De hecho, nuestras dietas contienen fuentes ocultas de sodio en todas partes, dijo la Dra. Janet Woodcock, comisionada interina de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.(FDA, por sus siglas en inglés), en una conferencia de prensa.

“¿Quién pensaría en el pan? Y, sin embargo, el pan es una de las fuentes más altas de sodio que la gente obtiene”, dijo Woodcock. “El problema es tan acumulativo: la salsa de tomate, los guisantes, el pan, el aderezo para ensaladas. Muy pronto, toda la comida tiene sal escondida, y ahora mismo es muy difícil para la gente manejar eso por sí misma”.

De hecho, más del 70% del sodio que consumen los estadounidenses proviene de lo que la industria alimentaria ha agregado a los productos que luego se compran en tiendas o restaurantes, según la FDA.

¿Subirá el precio de los tacos en México? 3:09

Establecimiento guías voluntarias

Woodcock y su equipo de la FDA anunciaron el miércoles que quieren ayudar a las personas a controlar su consumo de sal pidiendo a la industria alimentaria que reduzca voluntariamente los niveles de sodio en 163 categorías de los alimentos procesados, envasados ​​y preparados más consumidos.

“Los objetivos buscan disminuir la ingesta promedio de sodio de aproximadamente 3.400 miligramos (mg) a 3.000 mg por día, aproximadamente una reducción del 12%, durante los próximos 2.5 años”, dijo la FDA en un comunicado anunciando la guía final.

Demasiada comida sureña puede causar un ataque cardíaco repentino, pero la dieta mediterránea reduce el riesgo

Sin embargo, hace cinco años, la agencia emitió una guía preliminar que establecía un nivel mucho más bajo: 2300 miligramos, o aproximadamente 1 cucharadita de sal de mesa. Ese es el límite diario recomendado establecido por las pautas nutricionales federales y la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés). Las personas con alto riesgo de hipertensión deben aspirar a 1.500 miligramos.

A pesar de aplaudir la acción de la FDA como un “paso adelante”, la AHA dijo que el objetivo de 3.000 mg / día establecido para los fabricantes no era lo suficientemente bajo.

“Reducir aún más el sodio a 2.300 mg podría prevenir aproximadamente 450.000 casos de enfermedad cardiovascular, ganar 2 millones de años de vida ajustados por calidad y ahorrar aproximadamente US$ 40.000 millones en costos en atención médica durante un período de 20 años”, dijo la AHA en un comunicado.

Woodcock dijo que la FDA estableció niveles más altos de 3.000 miligramos para ayudar al público, y por lo tanto a los fabricantes, a dejar de preferir los alimentos con alto contenido de sal con el tiempo.

¿Por qué se han encarecido los alimentos en EE.UU.? 0:52

Los expertos dudan

¿Funcionará? Los expertos que hablaron con CNN se mostraron escépticos.

“El primer problema es que esto es voluntario. Las empresas de alimentos no tienen que prestarle atención en absoluto”, dijo la investigadora en nutrición Marion Nestlé, autora de numerosos libros sobre política alimentaria y marketing, incluido el libro publicado en 2019 “Unsavory Truth: How Food Companies Skew the Science of What We Eat”.

“No está claro que las recomendaciones voluntarias hayan sido útiles”, dijo Juraschek, señalando un estudio que realizó que muestra que el consumo estadounidense de alimentos salados ha aumentado a pesar del llamado a la acción de la FDA de 2016 para que los fabricantes de alimentos redujeran los niveles de sodio.

¿Cuál es el pescado más saludable para comer? Las mejores opciones para ti y para el planeta

“No creo que a los fabricantes con los que he hablado les guste inherentemente la idea de dañar a las personas, pero cuando se enfrentan al gasto de descontinuar un producto o cambiar los procesos industriales, creo que un mandato ‘voluntario’ puede no proporcionar suficiente energía de activación para marcar la diferencia”, dijo.

“Yo diría que el cambio no debe retrasarse”, agregó. “La FDA y las agencias gubernamentales deben ser más agresivas al establecer límites obligatorios sobre la sal en los alimentos y exigir etiquetas de advertencia más transparentes”.

Alimentos que no pueden faltar en la dieta mediterránea 1:02

Los consumidores necesitan ayudar

Woodcock dijo que la acción de la industria será monitoreada durante los próximos años y, si es necesario, la agencia podría tomar acciones adicionales. Esa es una importante acción de seguimiento, dijo a CNN en un correo electrónico el exdirector de los CDC, el Dr. Tom Frieden.

“La nueva guía de hoy de la FDA es un primer paso importante”, dijo Frieden, quien es presidente y director ejecutivo de Resolve to Save Lives, una iniciativa de Vital Strategies.

“Pero un primer paso es solo eso: un primer paso. Será esencial que la FDA haga un seguimiento de la adherencia de la industria a estas pautas voluntarias y, si la industria no toma ni siquiera estos modestos pasos para reducir el sodio, entonces serán necesarias etiquetas de advertencia obligatorias y otras acciones”, escribió Frieden.

Si bien reconocen la dificultad para leer las etiquetas nutricionales y comprender los niveles de sodio en los alimentos que compran, Woodcock y su equipo pidieron repetidamente al consumidor que contribuya al esfuerzo por reducir la sal en la dieta estadounidense.

La dieta mediterránea puede prevenir la pérdida de memoria y la demencia, encuentra un estudio

“Realmente confiamos en que el público pida estos (alimentos bajos en sodio) y sea positivo con ellos porque eso nos ayudará a impulsarnos hacia un suministro de alimentos más saludable”, dijo Susan Mayne, directora del Centro de Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la FDA.

Hasta que las acciones del gobierno y del fabricante coincidan para crear productos con menos sal —y facilitar la búsqueda de sal en los alimentos que nos sirven— hay acciones que las personas pueden tomar para reducir su dependencia de la sal.

La buena noticia es que en realidad no toma tanto tiempo, solo unas pocas semanas, para que las papilas gustativas de una persona se adapten a comer menos sal, dijo Juraschek.

Una forma de hacerlo es adoptar la dieta DASH, que significa Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión. Se ha demostrado en estudios que reduce la presión arterial alta, incluso en personas con hipertensión resistente (presión arterial alta que no se puede controlar a pesar del uso de tres medicamentos diferentes).

El plan de alimentación DASH incluye de cuatro a seis porciones de verduras y otras cuatro a seis porciones de fruta; tres porciones de productos integrales; de dos a cuatro porciones de productos lácteos descremados o bajos en grasa; y varias porciones de carnes magras y nueces, semillas y legumbres cada día.

Contra la hipertensión, la dieta Dash y el ejercicio 1:46

Aquí hay más consejos para reducir la sal en su dieta:

Revisa las etiquetas nutricionales: además de la sal, la etiqueta podría usar términos como glutamato monosódico (MSG, común en la comida china), citrato de sodio, alginato de sodio y fosfato de sodio.
Familiarízate con fuentes comunes. Los alimentos con los niveles más altos de sal incluyen panes y bollos, pizza, sándwiches, carnes frías y embutidos, sopas, burritos y tacos, bocadillos salados como papas fritas, palomitas de maíz y galletas saladas, pollo, queso y tortillas.
Deja de usar el salero. Eso ayuda, incluso si la mayor parte de tu ingesta de sodio proviene de alimentos procesados.
Prueba condimentar sin sal: “Se ha demostrado que esta estrategia reduce la ingesta de sodio”, dijo Juraschek.
Solicita información nutricional en los restaurantes y trate de evitar los platos principales con exceso de sodio.
Evite comer fuera de casa y consume más alimentos mínimamente procesados ​​en casa comiendo más frutas y verduras frescas y ultracongeladas
Recuerda, un objetivo diario para los adultos es solo 1 cucharadita de sal o 2300 miligramos. Para los niños menores de 14 años, es incluso menos: de 1.500 a 1.900 miligramos al día, o aproximadamente un tercio de una cucharadita.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Source

Published
Categorized as Investment

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *